Las pruebas no destructivas para materiales metálicos y no metálicos son ensayos que se hacen en laboratorios especializados en construcción, y funcionan para determinar la sanidad, resistencia y seguridad.

Consisten en determinar la sanidad del material, sin alterar de forma permanente las características físicas, químicas, mecánicas o dimensionales, es decir, no le causan daño alguno a los materiales metálicos y no metálicos.

Se utilizan pruebas como  magnetismo, electromagnetismo, ultrasonido, capilaridad, entre otras. Con estas pruebas no destructivas se van a determinar las propiedades, además brindan información crucial para saber como utilizar los materiales y así evitar fallas.


Tipos de pruebas no destructivas

Pruebas no destructivas a nivel superficial
Brindan información sobre el estado de la superficie del material metálico o no metálico. Hay varios pruebas no destructivas a nivel superficial, como:

Inspección visual (VT

Líquidos penetrantes (PT

Partículas magnéticas (MT

Electromagnetismo (ET)


Pruebas no destructivas de volumen
Las pruebas no destructivas de volumen brindan información sobre el  estado de los materiales a niveles más profundos, es decir, a niveles internos y subsuperficial.  Algunos tipos de pruebas no destructivas de volumen:

Radiografía industrial (RT)

Ultrasonido industrial (UT)

Emisión acústica (AE)

Rayos infrarrojos